miércoles, 20 de enero de 2016

Siguen con atención desde la ciudad de villa maria la política para los biocombustibles #biodieselhoy

La preocupación surge, entre otras cosas, por la caída de los resultados económicos luego de la quita de retenciones y la devaluación. El alza del precio del maíz (usado en la producción) no se corresponde con el precio que pagan las refinerías a las etanoleras


Siguen con atención desde la ciudad de villa maria la política para los biocombustibles

“El país, hoy, importa gasoil. El país, cuando tiene una parada de planta, no puede producir, absorber y debe importar naftas. Hoy, las refinerías están trabajando con el crudo disponible. Pero si hubiera una oferta local de productos, sea biodiésel, bioetanol o cualquier otro origen, no estaría mal para la Argentina. Aunque se debe discutir de forma interdisciplinaria. Actualmente, hay análisis de llevar el corte a un 12% y a un 15%”. La frase pertenece al expresidente de Shell Argentina, Juan José Aranguren. La pronunció en septiembre de 2015. Ahora, como ministro de Energía y Minería de la Nación, parece tener otra mirada sobre los biocombustibles: las empresas del sector, que se vieron sacudidas por un alza de costos del 35% tras la quita de las retenciones y la devaluación, habían acordado con el Gobierno adecuar el valor de la tonelada que pagan las refinerías, pero luego el ministro dio marcha atrás y solamente concedió una suba mínima, considerada “insuficiente” por el sector.

En consecuencia, hay una suerte de estado deliberativo entre las firmas que producen estos combustibles alternativos, inclusive hay varias plantas paralizadas en el país.

“Hay plantas de biodiésel que no están produciendo, pero esa situación no se da de bioetanol, como la nuestra… La situación general merece toda nuestra atención y la estamos analizando de manera permanente”, explicó ayer el ingeniero químico Santiago Acquaroli, el gerente de la fábrica de ACA Bio de Villa María, en diálogo con EL DIARIO.

Acquaroli indicó que “la quita de retenciones y la devaluación llevaron el precio del maíz de 1.100 pesos a 1.800 pesos la tonelada. Por ese crecimiento del precio del maíz, el precio que las refinerías pagan por el bioetanol debió pasar a 8,50 pesos, pero se quedó en 8 pesos”.

“A raíz de ello deberíamos ir hasta junio o julio de este año para recuperar el resultado económico que teníamos con anterioridad”, explicó.

Si se viene la caña de azúcar
El profesional indicó, además, que “otro punto es el aumento de corte (de los combustibles con biocombustibles) de un 10% a un 12%”, ya que “si el 2% adicional va a ir todo en caña de azúcar, como parece ser, se va a perjudicar a las etanoleras de Córdoba, San Luis y Santa Fe”.

En la Argentina, las principales plantas productoras de etanol de maíz son, junto a la de esta ciudad, Promaíz (Alejandro Roca, Córdoba), Bio 4 (Río Cuarto, Córdoba), Diaser (San Luis) y Vicentín (Avellaneda, Santa Fe). Entre las cinco generan algo más de la mitad del etanol que produce el país (el resto se obtiene a partir precisamente de la caña de azúcar).

La planta villamariense de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) es, además, una de las más grandes del país en la producción de biocombustible a base de maíz (produce un 15% de bioetanol del volumen total que se genera en la Argentina).

Como se informó oportunamente, su construcción y su equipamiento con tecnología de punta proveniente de los Estados Unidos demandó la inversión de 1.131 millones de pesos (todo capital de origen nacional).

Una ley de promoción vigente
Cuando el periodista le preguntó al gerente por las nuevas ideas del ministro, respondió que “si está a favor del etanol flex, va a necesitar más etanol”.

“Y si está en contra de los biocombustibles, le recordamos que está vigente una ley de promoción industrial que nos apoya desde 2010 y que tiene vigencia por 15 años más”, añadió Acquaroli.
aca, bio, biodiesel, villa, maria, cordoba, biocombustible, devaluacion, macri
consulta o pedido
nota original de eldiariocba
valoracion de mercadoarg:3.3 stars, base24